Saltar al contenido

Fregadero libre de virus y bacterias

Cómo limpiar un fregadero

Hay numerosos artículos que derriban la falsa creencia de que el fregadero es una de las zonas más limpias de la casa, pero la realidad no es esta.

Muchos estudios demuestran que el fregadero es un lugar en el que se acumulan bacterias procedentes de los restos de alimentos o bien que proliferan gracias a las condiciones de humedad que ahí se dan.

En este artículo vamos a ofrecer una serie de consejos para mantener lo mejor posible el fregadero de cara a que no puedan en él sobrevivir ni multiplicarse las bacterias.

No acumular restos de comida 

Es conveniente limpiar bien los platos antes de colocarlos en el fregadero. De este modo evitamos que los restos de comida empiecen a descomponerse y a originar bacterias que se extenderán sobre la superficie del fregadero.

Es tan sencillo como limpiarlos bien de comida en la basura antes de colocarlos para fregar.

Fregarlo después de fregar los platos

Aunque parezca tontería debido a que durante el fregado no para de caer lavavajillas sobre el fregadero, no es sólo este jabón lo que cae. También hay restos de comida, salsas, bebida, etc que va dejando su rastro.

Los expertos recomiendan darle una buena limpieza al fregadero tras acabar de fregar los platos. Así, conseguiremos eliminar cualquier resto de comida que haya quedado en la superficie.

Limpiar la zona del desagüe

No debemos olvidar la zona del desagüe del fregadero, también llamada sumidero. Es importante porque debido a los huecos del desagüe, a los que se suma el tornillo que lo fija, los restos de comida a veces quedan atrapados y van generando bacterias.

Es importante tener un cuchillo exclusivo para esta tarea, pudiendo así con la punta ir sacando cualquier resto que se atore.

Poner un tapón filtrante

Una de las soluciones más populares para evitar que los restos de comida pasen a la tubería es la de poner un tapón filtrante que haga de primera barrera. 

Con su colocación conseguimos varias cosas. Primero que no pasen los restos de comida. Segundo que estos no atasquen la tubería. Y tercero, que no favorezcamos la proliferación de bacterias en la zona.

Desinfectarlo con lejía 

Por último, es muy aconsejable lavar con cierta frecuencia el fregadero con lejía. Con esto vamos a conseguir eliminar a los virus y bacterias más resistentes que hayan podido sobrevivir al lavado con lavavajillas.

También podemos usar en su lugar un producto desinfectante sin lejía como Sanytol, ya que estos harán más manejable y frecuente su limpieza exhaustiva.

Última actualización el 2021-03-05 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados